La belleza es una elección exitosa. La importancia de los centros de formación profesional

proud to be

La esencia original de la Belleza debe ser una actividad socialmente útil y responsable, capaz de hacer que la gente viva mejor. La percepción común, por otra parte, nos lleva a pensar desde la escuela secundaria que los niños menos talentosos son adecuados para la formación profesional. La verdadera tragedia es que con demasiada frecuencia terminan creyéndolo.

Esto sucede porque el primer enfoque (educativo, social, institucional) hacia los jóvenes que eligen o se ven empujados a elegir la belleza como carrera se caracteriza por un profundo sentido de devaluación de la profesión. De hecho, los residuos, es decir, los que se acercan a ese mundo, ya tienen un destino de eliminación separada de residuos! Quienes «eligen» convertirse en operadores de la Belleza suelen sufrir este «destino» que llega a socavar la autoestima, la percepción de su propio valor y la identidad profesional. Todo esto es una paradoja si se considera que la Belleza es una dimensión fundamental de la vida humana y que los jóvenes en formación tendrán que ocuparse un día de la Belleza del otro.

Y pensar que los Centros de Formación Profesional nacieron de una inspiración iluminada de Don Bosco, que enseñó a los jóvenes a trabajar tanto con las manos como con la cabeza sin sentirse desechados. Lamentablemente, a lo largo de los años, el mensaje original de solidaridad y ayuda al crecimiento de los jóvenes se ha visto a menudo distorsionado por la falta de atención de las instituciones, y muchos jóvenes «descartados» de la sociedad han empezado a identificarse con el fracaso que se les atribuye. Este escenario se repite en casi todo el mundo y genera una tasa de deserción escolar del 93%, es decir, casi todos los alumnos abandonan el sector a los 21 años.

Sólo en Italia hay 424 CFP acreditados en el sector de la asistencia social que contienen más de 40 mil jóvenes en formación. Son jóvenes con los que he tenido el privilegio de trabajar en proyectos de prácticas: jóvenes con talento, sensibles pero incomprendidos por las familias, las instituciones y la sociedad!

El desánimo general que se produce se expresa en la desconfianza reiterada, en frustraciones negativas y en la descalificación que conducen a la atrofia del sentimiento social: esto no favorece la maduración de la personalidad individual, sino que, por el contrario, impide que el muchacho supere su estado de inferioridad inducida.

Es necesario guiar a los jóvenes tanto a la toma de conciencia de sus propios recursos y límites en términos de aptitudes y capacidades («saber», «saber hacer») como a la construcción de una imagen de sí mismos como personas, capaces de definir quiénes son, quiénes pueden ser en el futuro y quiénes quieren ser («saber ser»).

La experiencia escolar influye profundamente en el proyecto de vida del estudiante (Guichard,2003).

Por estas razones, a través de mi onlus Beauty Force, di vida al proyecto Proud to be a Universal Beauty Pro, para contrastar la dicotomía que vive el sector de la belleza hoy en día. Por un lado, la economía de los cosméticos ha crecido continuamente durante más de cien años y goza de una gran prosperidad; por otro lado, existe una visión completamente distorsionada por parte de las personas que a menudo no creen en la seriedad y la posibilidad de crecimiento y desarrollo de este sector.

A lo largo del tiempo he promovido varias iniciativas culturales destinadas a apoyar el sector de la Belleza Hecha en Italia y he acuñado el lema «La belleza es una elección acertada» para promover la campaña de sensibilización social en las escuelas secundarias de primer ciclo a favor del proyecto Orgulloso de ser, porque creo que la elección profesional consciente de la trayectoria de formación de uno es fundamental para construir la identidad de un joven. He soñado durante mucho tiempo con una Escuela Superior de Belleza que también pueda dar acceso a la educación superior.

Orgulloso de ser fomenta la realización personal y profesional, tiene como objetivo ayudar a los estudiantes de CFP a percibir positivamente la escuela y a sí mismos, motivándolos a ejercer un control activo sobre el progreso de su trayectoria de formación, para apoyar la construcción de su identidad profesional.

La misión del proyecto es psicosocial-pedagógica, el objetivo es actuar en los diferentes niveles que componen el tejido social para romper algunos estereotipos, acompañando a los centros de formación profesional y a sus actores sociales hacia una dimensión de autoestima y orgullo profesional.

El orgullo de ser también se basa en el enfoque ecológico: el medio ambiente y los diferentes contextos de la vida ejercen fuertes influencias mutuas, por lo que es posible realizar intervenciones que parten de un contexto e involucran a otros, de modo que se beneficien todos los implicados.

Sin embargo, el objetivo a alcanzar es siempre la promoción de la autoestima, la confianza, la seguridad, el interés social, con actividades proactivas y de cooperación entre los estudiantes en situaciones sociales y de rendimiento.

Los dos primeros planes de entrenamiento de cualquier CFP deben ser llamados:

Conciencia #Belleza de la Tierra

Intrépido #hosceltolaBeauty

Los niveles de análisis e intervención ya identificados son 4:

– El microsistema: los contextos de vida y las personas con las que tienes una relación directa, y que crean redes sociales;

-La organización: conjunto de microsistemas en los que el sujeto participa activamente, por ejemplo, la escuela con sus características estructurales y organizativas y las relaciones internas;

-Comunidad: la interconexión entre los individuos y el territorio, entendida como una red de organizaciones;

-El macrosistema, que es el nivel de las instituciones nacionales y supranacionales.

En la práctica, es necesario trabajar a diferentes escalas para aplicar mejoras significativas, y es necesario activar dinámicas en las que los sujetos participen activamente en los procesos de adopción de decisiones en las instituciones, programas y entornos que les conciernen.

Además, hemos identificado diez esferas de intervención -por ejemplo, acciones para analizar y verificar los aspectos mencionados de la PPC en cuestión- en las que el objetivo es evaluar dónde es necesario intervenir, y dónde sólo es necesario reforzar o mejorar. Los resultados de estas acciones se presentan a las personas de contacto de las escuelas con reuniones, documentos escritos y audiovisuales.

Sin embargo, lo primordial sigue siendo el fortalecimiento de la relación educativa, y el maestro desempeña aquí un papel central porque ayuda al estudiante a construir su propia identidad, desempeñando así una función de apoyo y estímulo: estimula la mente del estudiante, favoreciendo y desarrollando el «movimiento de autorrealización» natural de su potencial, y alienta al estudiante a participar, comparar y discutir.

La escuela debe acompañar al niño para entrar en contacto con su mundo interior, promoviendo y realizando en él la autoestima y la autoeficacia que varían en relación con los resultados escolares, la visibilidad en el aula, el reconocimiento de su valor y su forma de formar parte de él.

Y no olvidemos nunca eso:

los jóvenes son el 20% de la población pero el 100% de nuestro futuro! Guiémoslos hacia un futuro mejor para ellos y para la humanidad. ¡Para mí esto es verdadera sostenibilidad y ecología integrada!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.