Visión Feng-Shui y Arquitectura del Bienestar

Según Ernest Eitel, el Feng Shui es una percepción emocional de la naturaleza, es decir, el entorno condiciona nuestro bienestar. El Feng Shui es el antiguo arte del viento y el agua que enfatiza los lugares en armonía con los elementos naturales y artificiales circundantes. Significa explotar el viento y el agua, comprender la naturaleza, proteger los ecosistemas naturales, colocar correctamente los edificios y las plantas, para hacer que los entornos sean acogedores y agradables para los que los viven ahora y para las generaciones futuras.

El bienestar del entorno en el que trabajamos o vivimos es fundamental para nuestra serenidad, y para nuestra productividad. Pensamos en todas las veces que nos sentimos «apretados» en nuestra oficina. El diseño y la orientación de nuestro escritorio, la posición del ordenador y el teléfono, el color de las paredes, las luces pueden ayudarnos a mejorar la calidad de nuestros días, incluyendo el rendimiento en el trabajo.

El Feng Shui imagina y diseña lugares que satisfacen las necesidades físicas, biológicas y espirituales de quienes viven allí. Hoy en día, muchos hogares se han convertido en «sobres» cerrados e insalubres. Los vapores del plástico, los suelos tratados con aditivos, las ventanas y puertas herméticas, los materiales de aislamiento, las capas de pintura impermeables y los adhesivos sintéticos no garantizan la higiene y la salud.

En el campo del diseño es necesario recuperar los principios generales de la naturaleza, el sentido de la historia y la memoria de los lugares según la arquitectura de la escucha entendida como la lectura de los lugares, involucrando en el diseño también a las personas que tendrán que vivir en esos espacios.

En Oriente todas las obras figurativas están concebidas para ser leídas como símbolos, y sus temas principales – rocas, árboles, arroyos, cascadas, riachuelos, nubes, animales, plantas – representan no sólo a sí mismos sino algo más allá de ellos mismos: significan ENERGÍA. Representan el flujo natural de la energía y sus formas vitales suaves y sinuosas, no agresivas, de las que siempre debemos extraer observaciones, reflexiones, meditaciones.

Cada objeto está relacionado con el mundo orgánico e inorgánico, por lo que está cargado de significado simbólico. Un ejemplo de esto es la forma del techo chino que dibuja en el hombre el perfil del paisaje, las montañas y colinas, e incluso el flujo de agua. En esa forma vive la imagen de la naturaleza y sus manifestaciones y la continua referencia a la configuración cósmica.

Según la filosofía del Feng Shui, no sólo el techo sino toda la casa debe ser dibujada sobre el hombre que la habita, para darle el máximo bienestar. Por esta razón, dicta e implementa «simples» principios de la sabiduría antigua. El plano de la casa debe ser cuadrado o rectangular, sin esquinas acentuadas o extremos salientes. Esto sirve para evitar «puntos muertos» que, sin embargo, pueden ser «corregidos» con una cuidadosa elección de los muebles.

La disposición de las habitaciones debe seguir la orientación de los puntos cardinales. La entrada es preferible al Norte, mientras que las habitaciones para las relaciones van al Sur. Los colores de las habitaciones deben elegirse según su posición: «cálido» como el rojo y el naranja en las habitaciones situadas al Sur; «frío» como el azul y el azul en las habitaciones situadas al Norte. El verde, el color del conocimiento, es adecuado para las zonas de estudio al Este.

La consultoría de arquitectura de bienestar Feng Shui está dirigida a todo aquel que quiera construir de forma ecológica con un uso cuidadoso de las directrices, la correcta ubicación de los muebles, el uso terapéutico de los colores, la elección de materiales eco-sostenibles y las formas más adecuadas para armonizar el espacio vital.

En la sede operativa de mi empresa en Brescia y en la casa donde vivo, el arquitecto Stefano Parancola – Maestro de Feng Shui – ha realizado y certificado una intervención de Diseño de Interiores según los principios del Feng Shui.

¡El cuerpo es nuestro primer hogar!

¡El edificio en el que vivimos o trabajamos es nuestro segundo hogar!

Entre los dos ambientes hay una constante interacción interna-externa: esto afecta a las acciones y decisiones de nuestra vida.

Manténgase actualizado sobre los próximos artículos e iniciativas

    Política de privacidad
    Al enviar esta solicitud, declaro que he leído la Política de Privacidad de este sitio y acepto el procesamiento de mis datos personales para la gestión de esta solicitud.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.