ETIQUETTE – NETIQUETTE: Las nuevas fronteras de la Etiqueta dentro y fuera de línea

Muchos creen que la etiqueta en el universo empresarial, en el de los negocios y el comercio, es un conjunto de reglas y comportamientos obsoletos.  ¡Nada más malo!  Los buenos modales y la cortesía son un aspecto fundamental que distingue positivamente a todo profesional.

La tecnología ha contribuido a un empobrecimiento en el uso de los buenos modales.  El comportamiento en el uso de las redes sociales demuestra claramente cómo los insultos y la falta de respeto son rampantes en línea.  En este sentido, se ha acuñado un nuevo término Netiqueta con el que nos referimos a una serie de reglas que rigen el comportamiento en la web.  Una verdadera etiqueta «en línea».

¿Una prenda de vestir o un uniforme usado con estilo realmente marca la diferencia?  ¿Un estilo bien diseñado comunica profesionalismo?  ¿El uso de un tono de voz equilibrado y cortés transmite confianza a los clientes?  ¿Puede la interacción correcta y educada en blogs, foros, chats, boletines de noticias distinguirnos de la masa de gritones groseros que acechan en la red?

Así parece.  El estudio de Albert Mehrabian, psicólogo, profesor estadounidense de la Universidad de Los Ángeles, estableció que la incisividad de la comunicación depende de:

7% de las palabras <verbal;

38% del tono de voz <paraverbal (tono, ritmo y timbre de voz);

55% del lenguaje no verbal <postura, expresiones faciales, mirada, gestos, proxémica, mirada, estilo, etc.

De esto se desprende que en las relaciones de trabajo y con el público no solo es importante lo que se dice sino cómo se dice y cómo se comunica.  El éxito profesional viene determinado por las habilidades interpersonales que tienen que ver no solo con la empatía personal, sino también con la comunicación no verbal y los buenos modales … en definitiva, con el savoir faire.

Los buenos modales y el estilo no tienen nada que ver con la formación académica y no deben ser exclusivos de un grupo de élite.  Se pueden adquirir siguiendo cursos impartidos por expertos, pero también siguiendo algunas precauciones y teniendo un poco de sentido común.  En el mundo de la Belleza, basado fundamentalmente en estándares de presentación, imagen e higiene, cada «actor», de cualquier sector de la cadena de suministro, tiene la responsabilidad de mantener una buena imagen de sí mismo y de su empresa.

La presentación personal siempre se nota y se evalúa y es de fundamental importancia porque siempre mejora la impresión que el cliente tiene de la marca que representa.  Es por esto que los operadores de Belleza deben practicar altos estándares de presentación personal que incluyen no solo la consistencia de su imagen con el estilo de la Marca para la que trabajan, sino también la adopción de toda una serie de cortesías dirigidas al cliente y cuidado estético.  de tu persona, desde el código de vestimenta hasta el aseo en cada detalle.

A riesgo de ser trivial, quiero enfatizar la extrema importancia de presentarse a los demás con un aspecto pulcro, ordenado y sobre todo limpio.  Una mala higiene personal puede resultar ofensiva para las personas con las que trabaja y los clientes con los que entra en contacto.

A pesar de todo, las empresas rara vez se centran en la etiqueta, la netiqueta y los buenos modales para mantener la relación con sus clientes y dar una imagen corporativa eficaz, eficiente e inclusiva.  En el mundo de la belleza, la etiqueta se convierte en una parte integral del producto o servicio en sí y la falta de estilo y cortesía es a menudo la causa de una retención insatisfactoria de clientes.

Posturas inadecuadas, malas palabras, gestos vulgares, falta de bondad, gestos excesivos y un tono de voz exagerado dañan la imagen personal.  Profesionalmente, también representan desventajas aún más serias, ya que muestran que no estás a la altura de tu función y que no puedes gestionar situaciones laborales con equilibrio y sentido de la responsabilidad.

Mi consejo para todos los profesionales del sector de la belleza y los jóvenes que se están adentrando en el mundo de la belleza es que aprendan de inmediato que los buenos modales y la amabilidad son herramientas muy poderosas en las relaciones y, tanto si visten uniforme como si no.  , ya sea que la etiqueta se practique online o offline, es necesario cuidar la propia ropa sin enmascarar la personalidad, pero exteriorizándola con clase, respetando a los demás, cuidando cada detalle de la comunicación con el mundo exterior y en la relación con compañeros y colaboradores.  .

En el competitivo escenario empresarial actual, el grado de amabilidad y buena educación con los clientes hace que la empresa se destaque del resto y que el entorno profesional refleje la calidad de las relaciones humanas de quienes lo viven todos los días.

La ética, las buenas costumbres y el respeto mutuo son valores y actitudes fundacionales de la Cosmética Humanística, una nueva visión que ve al hombre en el centro de un nuevo Renacimiento de la Belleza.

Manténgase actualizado sobre los próximos artículos e iniciativas

    Política de privacidad
    Al enviar esta solicitud, declaro que he leído la Política de Privacidad de este sitio y acepto el procesamiento de mis datos personales para la gestión de esta solicitud.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.