El valor psicológico y social de la belleza

Entrevista con el prof.  Antonino Giorgi, psicólogo clínico y psicoterapeuta

La búsqueda de la eterna juventud es un hecho que aprisiona al hombre en una aparente durabilidad estética.  La actual separación entre las expectativas del consumidor y la oferta de productos y servicios cosméticos consolida esta teoría y parece destinada a aumentar: se está extendiendo entre los consumidores una cultura de producto y servicio que nunca se ha registrado en el pasado y que genera nuevos  métodos de compra, por lo que las empresas y operadores de Belleza y Bienestar luchan cada vez más por comprender las necesidades reales de los usuarios.

La demanda, de hecho la necesidad, de Comprensión, Competencia, Calidad e Innovación hacia las empresas cosméticas nace y crece en los consumidores.

El salón de belleza quizás se haya mantenido como uno de los últimos lugares del mundo donde las personas pueden encontrar un espacio protegido de intercambio relacional íntimo.  Pero, ¿de dónde viene esta situación?  ¿Cómo se experimenta la percepción del cuerpo y la belleza en la era actual?  ¿Y cuáles son los factores personales y sociales que provocan la necesidad de las personas de una mayor respuesta estética?

Hablé de ello con el Prof. Antonino Giorgi, psicólogo y psicoterapeuta con el que he estado colaborando durante varios años.

GA: Dr. Giorgi, en la sociedad moderna ¿cómo vive el individuo su cuerpo y qué ha cambiado respecto a hace unas décadas, antes del advenimiento de las redes sociales?

AG: Hoy en día el cuerpo está investido de una importancia fundamental y cada vez mayor: las redes sociales, la publicidad, los medios de comunicación, promueven una imagen corporal perfecta, hermosa e inmutable en el tiempo.

El cuerpo en la cultura contemporánea ha perdido el profundo sentido de intimidad con el yo para quedar reducido a un mero personaje en el escenario en busca de un autor.  Lo que se busca es un cuerpo perfecto que se pueda mostrar a los demás para que sea «adecuado» y se ajuste a esos modelos que se deben seguir para seguir compitiendo con los demás.  Citando a K. Fraser en «Televisión de cambio de imagen: realidades remodeladas (2007)«, es necesario poder «comprar» la imagen deseada.  Lo importante es poder transformarse en el ideal que se tiene en mente..

GA: ¿En qué medida la obsesión por el cuerpo perfecto ha influido en las elecciones estéticas de las personas y cuáles son los riesgos psicológicos en los que se puede incurrir?

AG: Respecto a esto, D’agostino y Rossi Monti (2016) reportan dos ejemplos interesantes, los cuales aparecieron en un programa de entrevistas estadounidense hace unos años: Valeria Lukyanova, ucraniana, y Justin Jedlica, estadounidense, ambos ahora de cuarenta años.  Su deseo siempre ha sido «parecerse» tanto como sea posible a Barbie y Ken, las muñecas Mattel, hasta que un día decidieron realmente «convertirse» en Barbie y Ken.

Los llaman muñecos vivientes y entre los dos, Justin parece «ganar» por la cantidad de operaciones cosméticas realizadas: 140 declaradas desde los 18 años a la actualidad por un total de más de 150 mil dólares gastados.  Estos incluyen: varias cirugías de nariz, una remodelación de los huesos frontales del cráneo e implantes en las mejillas, labios, glúteos y mentón.

Ambas muñecas vivientes hablaron de su apariencia como una extensión de sí mismas y de su creatividad.  Sin embargo, al encontrarse en otro programa de televisión estadounidense, los dos se atacaron verbalmente criticando la apariencia física del otro considerada demasiado artificial.  Estos ejemplos extremos nos hacen comprender cómo la propia apariencia influye concretamente en la psique, conduciendo también a la realización de un ideal extremo, sin embargo, en muchos casos, no logra fortalecer la autoestima y, en cambio, fomenta una percepción distorsionada de uno mismo y de la propia apariencia.

GA: La elección de las dos muñecas vivientes que mencionaste para contar su experiencia en el contexto del programa de entrevistas subraya dos aspectos importantes del hombre moderno: la voluntad de ser observado y actuar como guía e inspiración para  otros, y el hecho de que los medios de comunicación juegan un papel fundamental en el patrocinio de un ideal de belleza de cierto tipo.  ¿Cuál es la consecuencia de esta interferencia de los medios y las redes sociales en las masas?

AG: Así como se crean y promueven paradigmas de belleza, también lo es el malestar en quienes no se sienten conformes con estos parámetros y de ahí surgirá aún más la voluntad de seguir el ritmo de los tiempos, las modas y con eso.  el cual logra hacer «adecuado», aunque siempre en competencia.  Y el juicio es muy severo, recíprocamente.  Sin embargo, ante una estandarización de la belleza y del cuerpo, aún experimentan, con dificultad, las diferencias individuales, históricas y culturales del juicio de Bello porque los modelos estéticos de las diversas culturas y afiliaciones comunitarias son diferentes y específicos.

Si algunas cosas nos parecen bellas a casi todo el mundo y nos hacen pensar en la existencia de una belleza objetiva, podemos decir que esta belleza es el resultado de una serie de condiciones y aspectos psico-socio-antropológicos que se entrelazan: detrás de lo aparente  objetividad de la belleza y del cuerpo vivir las vivencias relacionales e identitarias de las personas.

GA: En mi realidad profesional trato a menudo con jóvenes, muchos de ellos todavía en edad escolar.  ¿Cómo se puede educar la belleza en la posmodernidad?  En su opinión, ¿podemos los adultos y los profesionales de la belleza tener un papel concreto en guiar a los niños a apreciar la autenticidad en la belleza?

AG: La educación en belleza es fundamental para la persona para que pueda reconocerse mejor como un ser con su propia belleza, dándose bienestar.  Quienes se educan en Belleza son capaces de desarrollar habilidades relacionales dignas de su ser personal: reconocen que el objeto tiene una Belleza intrínseca, que deriva de su participación en la Belleza del Ser.

Pensemos en los profesores, que en su tarea de educar al conocimiento tratan de que los alumnos perciban la belleza que produce la cultura.  Es por eso que, una vez que somos conscientes del efecto beneficioso del conocimiento, debemos a su vez comprometernos a comunicar la fuerza inherente a la cultura, que es su capacidad para contagiar y fascinar a todo espíritu humano a la Belleza: sólo haciendo entender a los demás que la cultura se abre.  En el camino de la Belleza seremos capaces de enriquecernos y no caer en la trampa del mismo entendimiento posmoderno.

GA: «La cultura nutre y educa a la Belleza, que hay que perseguir y encontrar en cada rincón de nuestra vida».  Este es, de hecho, uno de los puntos fundamentales de la Cosmética Humanística que entiende la Cultura como un «sentirse bien con uno mismo, en equilibrio», realzando la autenticidad, sin correr tras exasperados mitos de la juventud.  ¿Qué piensas?

AG: La eterna juventud es un mito y, a veces, una dificultad omnipotente que el hombre siempre ha llevado consigo a lo largo del tiempo.  Sin embargo, el impulso para prolongar la juventud, logrado de manera equilibrada y saludable, puede generar bienestar individual y comunitario.  Evidentemente esta tensión es motivo de atracción hacia la cosmética, un remedio capaz de dar luz a lo mejor de uno mismo.

En general, la poca literatura científica sobre el tema sugiere que cuando comienzan a aparecer los primeros signos del envejecimiento se generan efectos secundarios: disminución de la autoestima que muchas veces conduce compulsivamente hacia el producto cosmético y  Servicio;  aumento de la ansiedad generada por la reducción de la autoestima;  reducción del bienestar relacional que genera un malestar tan fuerte que puede provocar cierre en uno mismo.

En este sentido, me encuentro alineado con los objetivos de la Cosmética Humanística, que es denunciar la distancia entre quienes esperan resultados reales y concretos del Universo de la Belleza y quienes dan falsas promesas.  Por otro lado, está patrocinando y promoviendo la Prolongación de la juventud, el Fortalecimiento de la autoestima, la reducción de la ansiedad y el bienestar relacional.  En la tendencia actual, los cosméticos de productos y servicios especulan en lugar de centrarse en las necesidades reales del individuo.

GA: Como psicóloga consciente del efecto que la belleza y la estética tienen en el hombre, ¿cuál crees que debería ser el objetivo de las empresas cosméticas?

AG: El objetivo debe ser crear productos y servicios de Belleza diseñados en torno al Hombre entendido como una unidad compleja.  En otras palabras, la misión es cuidar las características biopsico-socio-espirituales del hombre y su contexto de pertenencia.  Coloca al Hombre en el centro de su acción, pretende crear y apoyar un nuevo Renacimiento de la Belleza, tal como declara la Cosmética Humanística.  En esta visión, el cosmético es como una droga holística y la Belleza es una experiencia del Yo y del Yo con los Otros, que va más allá de los cuerpos, que infunde bienestar en una totalidad humana que es más que la suma de sus partes.  Estoy seguro de que la Cosmética Humanística será la columna vertebral de este gran avance.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.