La investigación es invisible. Los resultados no.

¡Nunca como en este momento se ha revelado el verdadero valor científico del cosmético, para la opinión pública y el consumidor!  El tiempo en que trivializar las funciones y acciones de los cosméticos los ha relegado a bienes frívolos de uso predominantemente femenino ya ha expirado.  Los cosméticos impregnan cada vida, desde el nacimiento hasta la muerte.  Todos los días en el mundo 7.8 mil millones de personas, hombres, mujeres, niños, adolescentes, ancianos, hacen un mínimo de 10 gestos de belleza.  Cada gesto de belleza celebra la acción de un cosmético que protege, nutre, limpia, perfuma, colorea, embellece la piel, el cabello, las uñas …

Desde el comienzo de la historia industrial, hace unos 120 años, los remedios de la abuela se han convertido en productos cada vez más efectivos, innovadores y seguros.  La ciencia y la investigación han sido los elementos fundamentales para el crecimiento y la evolución de la industria cosmética.  El cosmético no es solo una herramienta de belleza, sino que se origina en la caricia y el abrazo, es una gran herramienta psicoterapéutica, con un fuerte impacto en el cuerpo y la mente.  Se prolonga la juventud, fortalece la autoestima, amortigua la ansiedad y, en consecuencia, aumenta el bienestar relacional.

El cosmético es un mediador relacional.

Detrás de cada producto hay una actividad de Investigación e Innovación que involucra muchas disciplinas.  Química, biología, fisiología, tecnología, ciencias de la formulación, galénica, psicología, antropología, sociología, filosofía, tendencias son solo algunos de los conocimientos que se unen para dar vida al proceso creativo de un cosmético.

Considero fundamental invertir recursos en Investigación y Desarrollo porque es precisamente la ciencia la que determina el éxito económico y ético del producto.  La investigación científica garantiza la innovación continua de los productos cosméticos para satisfacer las nuevas y crecientes expectativas de los consumidores.  Hoy en mi grupo, la inversión en Investigación e Innovación equivale al 5% de la facturación anual.  Logré hacer realidad un sueño que había estado persiguiendo durante años, creando un Laboratorio Químico y un Laboratorio de Antropología Relacional que trabajan en sinergia con el Marketing para nutrir la Investigación en todos los aspectos culturales involucrados en el desarrollo de productos.  A través de la COSMÉTICA HUMANISTA puse al hombre en el centro, en una nueva visión «centrada en el cliente», basada en valores en los que creo firmemente y a quienes dedico mi vida personal y profesional:

Responsabilidad social

Pasion por la EXCELENCIA

Integridad y ética

Objetividad y coherencia

Investigación e innovación

Interacción global

Cada producto creado en mis laboratorios es el resultado de la conexión del conocimiento científico, tecnológico, humanista, socioantropológico y la colaboración con muchas universidades italianas e internacionales.  Creé una marca de «PRODUCTO ORGULLOSO» que identifica el orgullo de la empresa que quiere favorecer al ser humano, a partir de la integridad, la ética, la verdad … y sus clientes, que crean la cadena de conciencia y conciencia.  .  ¡No el producto crea al hombre, pero el hombre crea el producto!  Los cosméticos reciben la carga de apoyar lo bueno, no la voluntad de inculcar procesos degenerativos con el uso imprudente de ingredientes que son enemigos del planeta y del hombre.

Cada proceso que subyace al desarrollo del producto debe hacerse transparente para que el consumidor perciba el trabajo de Investigación e Innovación que está en el origen y que a menudo se subestima porque no se comunica de manera efectiva.  Debemos dejar en claro que detrás de cada cosmético hay un camino, un camino, que parte de una idea, generada y desarrollada en los laboratorios.  Así, la ciencia se convierte en realidad y nos ofrece esa «caricia» que se traduce en bienestar.

En el mercado a menudo encontramos reclamos de productos que prometen milagros sin tener una base científica.  Esta actitud poco ética de algunas empresas ha generado una gran desconfianza en la efectividad de los cosméticos impulsados ​​por el marketing, en detrimento incluso de los realmente buenos.  Durante décadas, las empresas han creado nuevas necesidades sin considerar las necesidades reales del consumidor, con el único propósito de inducir a comprar productos que responden solo a la lógica de la ganancia.

Contra cada tendencia me esfuerzo enérgicamente por defender la verdad y la calidad de la investigación científica sobre la base de los cosméticos porque no dejo de esperar un despertar de las «conciencias», especialmente por parte de los consumidores que, si solo estuvieran informados con más honestidad, sin duda serían capaces de abordar  hacia una opción cosmética más saludable, más ética y cualitativamente mejor.

A medida que avanza la ciencia, los investigadores no solo pueden generar nuevas ideas para satisfacer las demandas de los consumidores, sino también mejorar y refinar todo en el mercado.  Todavía queda mucho trabajo por hacer, pero con las inversiones adecuadas y un poco de confianza, se puede lograr un gran progreso.  Sin embargo, la tarea no es solo para la ciencia y la industria cosmética.  También depende de usted: siempre exija lo mejor de los cosméticos y no deje de informarse sobre lo que realmente puede ofrecerle Science.

Manténgase actualizado sobre los próximos artículos e iniciativas

    Política de privacidad
    Al enviar esta solicitud, declaro que he leído la Política de Privacidad de este sitio y acepto el procesamiento de mis datos personales para la gestión de esta solicitud.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.