La sensación y la percepción del color: dos palabras con el profesor Alessandro Rizzi

 Entrevista con Alessandro Rizzi, Catedrático de la Universidad de Milán – Departamento de Ciencias de la Computación – Jefe del Laboratorio MIPS.  Presidente del Grupo Color.

El color no existe en la naturaleza, se forma en nuestro cerebro a través de un estímulo del exterior y produce en nosotros una determinada sensación completamente diferente a la que percibe cualquier otro animal.  También hay un aspecto filosófico según el cual todo el mundo percibe el color como algo absoluto, sumamente personal.  En la práctica, cada uno tiene su propio filtro hacia la realidad, pero la capacidad de discriminar el color es esencialmente la misma para todos.  La varianza intersubjetiva referida a la percepción visual, al color en particular, es muy baja: todos vemos el mundo más o menos de la misma manera.  Hablamos de ello hoy con el profesor Alessandro Rizzi, uno de los mayores expertos en el mundo del color.

GA: Prof. Rizzi, ¿cuál es el factor principal que influye en los colores del cabello?  ¿Y cómo funciona la percepción del color en el cerebro humano a nivel químico?  

AR: La respuesta a la primera pregunta es simple: ligera.  En el campo de la Belleza esta se convierte en la interpretación más interesante.  La pregunta del peluquero más o menos bueno viene dada por el entrenamiento de su cerebro que procesa la información captada por el ojo.

En la base, sin embargo, está el sentimiento, que es nuestra capacidad para discriminar colores;  por encima de esto, se desarrolla la percepción, un procesamiento posterior de nuestro cerebro que también considera nuestra experiencia, la interpretación de la escena, nuestra educación y profesión.

Haciendo un paralelo con el campo musical, una nota corresponde a la frecuencia de oscilación de un instrumento;  una frecuencia de luz, en cambio, no necesariamente da ese color: es algo más elaborado y mediado en el cerebro, es algo mucho más complejo.

Un procesamiento cortical complejo como la generación de la sensación de color tiene conexiones con varias cosas, comenzando con un descubrimiento muy reciente: el ciclo circadiano (lea https://giannantonionegretti.com/dal-tramonto-allalba-tutti-i-segreti  -of-chronocosmetic /) que regula la alternancia entre la vigilia y el sueño de nuestro cuerpo, controlada por algunas células ganglionares.  Estos últimos transmiten las señales visuales adquiridas por conos y bastones, pero también están influenciados por la luz solar que incide en la parte inferior de la retina y transmiten esta información adicional al sistema que regula el ciclo circadiano.  Los aspectos neurológicos profundos relacionados con la percepción del color aún están por descubrir …

GA: Hablemos del color en el salón.  ¿Por qué es tan difícil crear el tono adecuado al hacer tinte para el cabello?

AR: La cosmética en general es un campo de aplicación muy importante para el color: el cabello es un ejemplo fantástico de ello.  Sobre espacios de color, aditividad, sustractividad, mezcla de pigmentos, etc.  encontramos toda una literatura sobre la formación en peluquería: entonces, sin embargo, existe una enorme brecha entre el color «medido» – aquel para el que se da una medida instrumental – y el resultado final.  El valor cromático y estético del cabello es independiente o muy diferente del color medio: huelga decir que este color es difícil de medir y debe analizarse en contexto, pasando de lo que podemos definir como «apariencia cromática».

La aparición es el resultado de nuestro sistema visual sobre la distribución espacial – así como la espectral – de lo observado.  Si miro un color directo simple, apenas se desviará del tono medido;  si, en cambio, observo un cabello, lo veo rico en reflejos y mínimas diferencias de color con fenómenos de dispersión, caóticos rebotes de energía luminosa.

La dificultad para medir el color del cabello ha hecho que teñirlo se convierta en un arte y en la mejor forma de clasificar a un peluquero.

La inspección visual por parte de personal experto sigue siendo el método más confiable hasta la fecha, respaldado por una luz lo más cercana posible a la luz natural.

 Esta declaración es el resultado de una investigación científica publicada en la revista autorizada COLORATION TECHNOLOGY.

GA: ¿Existe una correlación entre la elección de un color y el estado emocional / emocional de la persona que lo solicita?

AR: El color revela un componente emocional muy fuerte: es nuestra reacción sensorial.

Hay mucho que leer sobre la relación entre el color y las emociones, quizás incluso demasiado.  Muchas de las cosas escritas sobre el tema son vagas y contradictorias.  Esto no quiere decir que la relación no exista, pero es una prueba de que describirla o simplificarla no es fácil.

Quien fue más allá en describir esta relación es quizás Max Lüscher <psicoterapeuta, sociólogo y filósofo suizo (v.) Ya en 1949 había desarrollado un test psicológico proyectivo que lleva su nombre y se basa en la elección de algunos  colores: esta prueba demuestra que colocando algunos colores particulares cuidadosamente elegidos en orden de preferencia estimulamos una respuesta emocional particular y revelamos nuestro mundo interno.

La respuesta es, pues, sí: el color habla de nosotros y nos influye, quizás incluso nos asusta un poco: hay un aspecto revolucionario en su capacidad para estimular respuestas profundas.  El color puede transmitir mucho a nivel consciente e inconsciente: habla de la gente y hace que la gente hable …

————-

Como entendimos en la charla con el profesor Rizzi, la naturaleza del color es mucho más que el aspecto físico del estímulo que entra en el ojo.

En mi libro Cosmética humanística, que se publicará el 22 de octubre, encontrará más información sobre el tema y un estudio muy interesante, escrito conjuntamente por el profesor Rizzi y el Dr. Angelo Moretti, que explica la «mecánica» del color.

El texto se desarrolla en forma de diálogo como en las antiguas tradiciones literarias y presenta a Physis <el aspecto físico de la señal cromática, y Perceptum <el resultado del complejo procesamiento realizado por el cerebro, la apariencia final del color.  ¡No dejes de leerlo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.