Nomadismo cosmético

La búsqueda de la belleza se genera por un instinto ancestral ligado a las relaciones sociales. A pesar de que el mercado está desbordado de ofertas, el nivel de insatisfacción de los clientes sigue siendo muy alto. La búsqueda obsesiva de respuestas exhaustivas a la demanda de Belleza empuja a cambiar continuamente los productos, servicios y operadores, cayendo en un vórtice interminable que lleva a estar cada vez más decepcionado.

Esta contradicción es la génesis de la derrota que lleva al nomadismo cosmético. Si la belleza genera sufrimiento -en abierto contraste con su esencia y con lo que las empresas prometen en las reclamaciones- es evidente que se vuelve inhumana, con efectos de dominó en el tejido social y económico.

Las instituciones lo ignoran porque están distraídas o desinteresadas. La industria especula, pero sin ganadores: el nomadismo cosmético, la falta de profesionalismo y lealtad hacen que los productos básicos – productos triviales – sean los bienes del mercado. Por lo tanto, la belleza pierde su valor objetivo y social.

La decepción de muchas mujeres después de haber sufrido un corte de pelo equivocado o de haber usado un producto ineficaz las lleva a un estado de malestar personal con una grave infelicidad relacional con las personas más cercanas, generando malestares en cascada: todo esto es absurdo porque la Belleza debería contener una promesa de felicidad, en cambio a menudo crea decepción.

El índice de insatisfacción es del 87%, por lo que la capacidad de retener a un cliente y de retenerlo es pobre por parte de cada estructura de Belleza.

El promedio de retención de clientes es del 13%. Esto significa que después de ganar 100 consumidores en la división profesional con servicios o en la división minorista con productos, sólo 13 permanecen satisfechos y leales al producto o servicio.

¡Estos son números que deberían hacerte pensar!

A los operadores les falta el pulso de la retención de clientes, es decir, el número de clientes establecidos y la adquisición de clientes, y por lo tanto estrategias efectivas para adquirir nuevos.

A menudo los profesionales de la belleza no pueden ayudar a sus clientes a lograr el bienestar o a satisfacer sus peticiones de belleza, tanto por la falta de formación que han recibido del sistema escolar como por la inadecuación con la que se identifican, siempre forzados por los prejuicios culturales de una sociedad que los considera un desperdicio.

La falta de herramientas psicológicas que favorezcan una escucha sincera y profunda de las peticiones del cliente, la ausencia de tiempo y lugar dedicados al asesoramiento favorece las aproximaciones, las preconcepciones, los hábitos erróneos y, por tanto, la incomprensión.

La responsabilidad social implícita en la idea de la belleza ha sido completamente aplastada y perdida. Los operadores del mundo de la cosmética, tanto en la industria como en los servicios, deben tener una vocación misionera, convertirse en ángeles terrenales con el objetivo de sentir y actuar de forma socialmente responsable.

A través de la Cosmética Humanista nosotros los Pioneros de la Belleza queremos formar Pioneros de la Belleza que sigan el principio de la pasión y la dedicación a sí mismos y a los demás para optimizar la cosmética, una ciencia de alto nivel capaz de responder sabiamente a las necesidades de cada uno de nosotros.

Imagino los cosméticos como una medicina holística capaz de prevenir y mejorar la condición humana. Los cosméticos se convierten en una medicina holística, y el profesional de la belleza en un médico de primeros auxilios holístico capaz de ayudar a los necesitados.

Manténgase actualizado sobre los próximos artículos e iniciativas

    Política de privacidad
    Al enviar esta solicitud, declaro que he leído la Política de Privacidad de este sitio y acepto el procesamiento de mis datos personales para la gestión de esta solicitud.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.