El nuevo negocio está en el verdadero encuentro ético entre la oferta y la demanda

El COVID-19 ha sido un acelerador de la conciencia: ha obligado a los salones de belleza a disminuir la cantidad de servicios dedicados a la persona y a elevar su calidad tratando de dar solución a todas las necesidades del consumidor. Esta nueva modalidad «centrada en el cliente» es una respuesta eficaz a la incomodidad y el sufrimiento generados por la falta de relación impuesta durante el encierro.

Está surgiendo un nuevo modelo de interacción más profunda, de escucha atenta, de interés sincero, de enfoque entre el operador y su cliente en el intercambio y la comprensión de las necesidades más ocultas.

En realidad, en tiempos insospechados, ya había identificado la falta de escucha como la causa de la insatisfacción y el sufrimiento del cliente, que a menudo se siente incomprendido, desoído y decepcionado. Imaginé un nuevo Renacimiento de la Belleza a través de la Cosmética Humanista, que pone a la persona en el centro en su totalidad y ya no en los detalles de su cuerpo, su alma, sus relaciones. Con este enfoque y con la ayuda de sociólogos, antropólogos, psicólogos y profesores universitarios encontré respuestas precisas a las demandas de belleza del consumidor. Respuestas que siempre han estado ante nuestros ojos pero que a menudo ignoran las necesidades reales:

  • Prolongar la juventud
  • Fortalecer la autoestima
  • Amortiguar la ansiedad
  • Aumentar el bienestar relacional

Imaginando la actitud de un operador hacia un cliente, formulé una serie de preguntas y respuestas: «¿Qué puedo hacer para prolongar su juventud?… De una manera más o menos explícita se lo declaro usando las palabras adecuadas para decirle lo único que es usted como sus huellas dactilares. Lo especial, encantadora, sexy que eres, y cómo los detalles de tu personalidad y físico son realmente característicos.

¿Cómo puedo estar contigo para mejorarlos, descubrirlos en vez de esconderlos, para que puedan fortalecer tu autoestima, amortiguar tus ansiedades y hacerte sentir bien contigo mismo y con los demás?»

Estoy seguro de que, a través de esta vía implícita de intercambio, el cliente puede impregnarse de un sentimiento de Bienestar y Belleza, porque en la intención sincera y atenta del profesional ya existe la premisa de una respuesta positiva del cliente, que saldrá de esta sesión regenerado en cuerpo y alma.

Pensando en la belleza como un derecho y como un valor social inclusivo e indiscriminado, imaginé una forma pionera de tratar a los clientes. Pensé en espacios dedicados, hasta ahora exclusivos del «lujo de los privilegiados». Suites reales donde se puede recrear la exclusividad de un SPA o de un consultorio médico, en una relación de escucha y privacidad. Un oasis regenerativo donde puedes encontrarte en un tiempo – y en un templo – dedicado a ti mismo.

Es evidente que el tiempo reservado al cliente debe traducirse para ella en un valor de felicidad, de satisfacción y de satisfacción, y para el profesional en tanta satisfacción profesional y económica.

El nuevo Negocio está en el verdadero encuentro ético entre la oferta y la demanda, un Negocio sostenible en términos humanísticos, económicos y ambientales.

La sostenibilidad es hoy en día un instrumento comercial reconocido e indispensable para generar crecimiento y valor. El enfoque estratégico de la sostenibilidad debe ser integrado y debe involucrar de manera orgánica y coordinada a los interesados y a las diversas funciones empresariales internas y externas, es decir, a todo el ecosistema de la empresa.

Manténgase actualizado sobre los próximos artículos e iniciativas

    Política de privacidad
    Al enviar esta solicitud, declaro que he leído la Política de Privacidad de este sitio y acepto el procesamiento de mis datos personales para la gestión de esta solicitud.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.