Incluso en Belleza, los números importan

Con frecuencia, con compañeros y operadores del mundo de la belleza, me comparo con las previsiones de mercado del sector y con las nuevas tendencias.  Sin embargo, me sorprende la frecuencia con la que la investigación estadística, que ofrece información invaluable para quienes trabajan en este sector, es totalmente ignorada en favor de argumentos sin confirmación objetiva.  Al contrario de lo que piensas, detrás de números y gráficos aparentemente aburridos hay soluciones y sugerencias útiles para orientar tu negocio.

La producción mundial de cosméticos se estima en más de 400 mil millones de dólares.  Desde el punto de vista económico, la industria nacional se sitúa entre los diez primeros a nivel mundial y ocupa el puesto de cuarto productor europeo – y noveno del mundo – con una facturación superior a los 12.000 millones de euros, precedido en Europa por Alemania, Francia y  Reino Unido, con una exportación de casi 5.000 millones de euros registrada antes de la pandemia (datos de Cosmetica Italia).

La industria cosmética made in Italy siempre ha sido un motor de la economía del país.  Lamentablemente, esta pandemia ha provocado un cambio repentino en la estructura económica de la producción mundial.  Con previsiones de un descenso de los ingresos entre el 30 y el 40%, este panorama impredecible nos ha obligado a un estado de emergencia, con medidas y actuaciones extraordinarias para hacer frente a cualquier escenario que se presente.  En general, sin embargo, la resistencia histórica a las fases de recesión, la fuerte “conciencia de marca” de la que disfrutan nuestros productos y la buena solidez del capital de las empresas que podrían compensar la caída de la facturación juegan a favor de la Belleza.

Están surgiendo nuevos hábitos de consumo en todo el mundo: el 60% de los consumidores dedica más tiempo al autocuidado, el 57% ha comenzado a hacer ejercicio en casa, el 50% compra con más cuidado y el 45% toma decisiones más sostenibles (  Datos de Accenture).

Siempre he tenido la pasión de investigar datos económicos para comprender mejor la tendencia del mercado de la belleza, un sector siempre verde que ofrece muchas oportunidades laborales incluso para los jóvenes si solo se les ofreciera el conocimiento de datos objetivos.  Me refiero también a las escuelas donde, de hecho, encontré con gran vergüenza cierta superficialidad con respecto al estudio e investigación de este tema científico.

La población mundial ha superado los 7,8 mil millones.  Desde el nacimiento y durante toda su vida, cada individuo tiene impulsos naturales hacia los más diversos rituales de belleza.  Por eso insisto en la longevidad de las profesiones de Belleza.  Estos impulsos son atávicos e incluso salvadores en los momentos históricos más difíciles.  Hay muchos ejemplos a lo largo de la historia que evocan el poder elástico del cosmético.  Considere, por ejemplo, el indicador estadístico «Lipstick Index» acuñado por Leonard Lauder, presidente de Estèe Lauder, cuando el efecto de una crisis económica provocada por el estallido de la famosa «burbuja de Internet» aumentó las ventas de lápices labiales en un 11%.

Las propuestas de mercado que derivan del impulso de búsqueda del Bienestar y la Belleza se refieren principalmente a tres grandes categorías: el universo femenino;  el mundo masculino;  el universo de los ancianos y los niños.

Aquí cuenta el impacto decisional.  Si un individuo pertenece a un grupo de edad comprendido entre los 16 y los 75 años, podemos decir que tiene una cierta disponibilidad económica que va desde el dinero de bolsillo hasta un ingreso real.  Tiene capacidad económica y cognitiva, por lo tanto independencia.  Por otro lado, si pertenece a un grupo de edad menor de 16 años o mayor de 75 «consume» Belleza en cualquier caso, pero muchas veces no decide directamente, por lo que está sujeto a una compulsión o adicción inducida.

El impacto en la toma de decisiones es diferente, pero todos consumen cosméticos desde el nacimiento y durante toda su vida: de forma independiente, porque tienen la capacidad cognitiva y económica para hacerlo;  inducida o dependiente en el universo del niño y, a menudo, del anciano.

En este escenario del «consumo» de Belleza, alrededor del 76% es absorbido por el universo femenino, el 24% restante por el masculino.  Del «consumo» total de Belleza, el 80% de los servicios, productos y herramientas son comprados por mujeres de forma independiente, el 19% por parejas y el 1% por hombres solteros.

Aquí observamos cómo el consumo de Belleza involucra al universo masculino y femenino en diferentes porcentajes.

En nuestro país, los cosméticos crecieron en 2019 y para 2020, a pesar de la caída del PIB, se estimó un aumento similar antes de la pandemia.  El desempeño siempre estuvo impulsado por las exportaciones, que para la balanza comercial de nuestro país ocupa el tercer lugar después del vestuario y el vino.  Hoy en mi grupo, la inversión en Investigación e Innovación ha aumentado al 10% de la facturación anual.

La Cosmética Humanística contiene el concepto más noble de Belleza, que de hecho habla de innovación, sostenibilidad y ética en una nueva visión antropológico-relacional.  Los «números» de Belleza sirven para dejar en claro que se trata de una economía próspera y voluminosa con un enorme potencial para explotar y cultivar.  Sigue Belleza y se convertirá en tu vocación, lee los números y sabrás potenciar tu profesión y tu negocio.

Manténgase actualizado sobre los próximos artículos e iniciativas

    Política de privacidad
    Al enviar esta solicitud, declaro que he leído la Política de Privacidad de este sitio y acepto el procesamiento de mis datos personales para la gestión de esta solicitud.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.