ARMOCROMÍA: Análisis personal de color

Alessandra Barlaam insieme a Giannantonio Negretti

En los últimos años, el mundo de la belleza y el bienestar se ha interesado cada vez más en el análisis de los colores, especialmente en lo que se refiere a las combinaciones de colores más adecuadas para cada individuo. Los colores poseen, expresan y manifiestan funciones que no sólo están relacionadas con la esfera puramente visual y sensorial, sino que también desempeñan un papel estético. Siempre han sido un gran aliado de la belleza de cada mujer.

Cada color tiene su propia identidad física y simbólica que puede influir en el portador y en el observador. En los últimos años, muchos profesionales del mundo de la peluquería, la estética y el maquillaje se han acercado a Personal Colour Analysis para ofrecer a sus clientes un servicio de asesoramiento de color más completo, capaz de ir más allá de su propia experiencia, que incluye características físicas, somáticas y de personalidad. Es imposible considerar el rostro sin el cabello y viceversa.

Nada puede cambiar tanto la imagen y la percepción del propio cuerpo como el cambio de un color a otro muy distinto del inicial: del marrón al rubio, del rojo al negro. Vamos a ver con Alessandra Barlaam, una conocida experta en belleza, maquilladora y creadora de color del mundo del espectáculo y de la moda, qué es exactamente Armocromia, cómo se utiliza en el mundo profesional de la belleza, cuáles son sus bases científicas y sus límites.

GA: Alessandra Barlaam, ¿qué entiendes por Cromología y en qué se basa?

AB: La Cromología es una disciplina que, analizando la combinación de color de ojos, pelo y piel, define la paleta de colores ideal para cada persona. Fue desarrollada por primera vez en los países anglosajones donde se conoce como Análisis de Color. La Armocromía se basa en la colorimetría, entendida como el estudio sistemático del color que implica múltiples disciplinas.

Se basa fundamentalmente en la teoría de los colores de las cuatro estaciones, que tienen características precisas de tono, valor e intensidad de tono, a las que se han añadido con el tiempo otros subgrupos estacionales. El objetivo de la acromía es dirigir objetivamente a las personas hacia los «colores ideales», independientemente de los gustos personales. Las paletas difieren de una persona a otra, ya que realzan las características cromáticas y los colores naturales de cada individuo. Los colores «amistosos» son aquellos que tienden a iluminar la piel y el cabello, dando juventud y realzando al máximo la belleza de cada mujer. Los colores «enemigos», por otro lado, son colores que contrastan con los colores naturales de una persona y tienden a engrasar, endurecer y marcar los rasgos hasta el punto de crear efectos visuales negativos.

GA: Ha habido numerosas publicaciones de consultores expertos en imagen que han desarrollado herramientas para que el análisis de color sea accesible a un público cada vez más amplio. Hablasteis, por ejemplo, de diferenciar los colores según las cuatro estaciones. ¿A quién le debes la intuición de utilizar los colores correspondientes a las estaciones como parámetro de caracterización personal?

AB: Debemos el nacimiento de Armocromy a Johannes Itten, pintor y profesor de la Bauhaus, que pensó en agrupar los colores en «familias» para ayudar a sus alumnos en el curso de retratos. Estos colores corresponden a las diferentes estaciones y también se pueden ver en la tez, los ojos y el cabello del sujeto retratado. Atribuyó colores cálidos, vivos y claros a la primavera; colores claros y fríos y apagados al verano; colores cálidos y profundos al otoño; y colores fríos y brillantes al invierno. Esta estrecha correlación de colores también fue observada y utilizada en el mundo del cine. Con el desarrollo de la tecnología Technicolor en los Estados Unidos, el color adquirió una importancia fundamental, convirtiéndose en una herramienta valiosa.

Los primeros asesores de imagen real fueron los diseñadores de vestuario de la industria cinematográfica de Hollywood, quienes, en colaboración con los directores de fotografía, crearon paletas personalizadas para cada actor individual. En los decenios de 1970 y 1980 abundaron las publicaciones sobre el color, como la de la estilista estadounidense Suzanne Caygill, que publicó «Color: The Essence of You», en la que definió un estudio del color con referencia a los rasgos de la personalidad, el cuerpo y el rostro. O la cosmetóloga americana Bernice Kentner que definió en «Color Me a Season», una de las reglas fundamentales de la armocromía: el color de la piel define fuertemente la estación a la que pertenece. La teoría de las 4 estaciones sigue siendo estudiada y tomada en consideración como un enfoque preliminar en las pruebas de la Armorocromía, y ha sido recientemente relanzada en Italia, revisándola en método y herramientas, por la Consultora de Imagen Rossella Migliaccio.

GA: A través del hábil uso del color es posible enfatizar la mirada y la sonrisa, corregir la discromía de la piel, iluminar la tez de la cara adoptando un nuevo color de pelo o rejuvenecerla tiñendo los cabellos blancos. El uso del color se convierte en casi terapéutico siempre y cuando corresponda exactamente a la personalidad y los colores ideales de cada uno.  ¿Cómo se identifica la estación a la que se pertenece?

AB: Hay un protocolo para abordar la prueba que varía según el método y las herramientas utilizadas. Es esencial una iluminación adecuada en la sala donde se realizará la prueba. La luz debe ser natural, ya que la presencia de dominantes cálidos o fríos podría alterar la percepción cromática. La fase preliminar consiste en reunir información sobre el color de la piel, los ojos y el cabello, con la observación específica del color del iris, la esclerótica, las orejas, las encías, los dientes y las raíces del cabello, a fin de determinar el tono natural de la persona. A continuación se realiza la prueba empírica con 80/120 paños (o tarjetas) de diferentes colores, que se colocan debajo de la cara, siguiendo una secuencia específica, para registrar la reacción diferente de la piel a un color en comparación con otro. Cada fase tiene por objeto identificar un dato (trasfondo de la piel, intensidad, brillo, contraste, luminosidad) que en su conjunto constituirá una paleta de colores de referencia que respetará las características cromáticas de la persona y que podrá utilizarse para elegir el maquillaje y los colores de cabello ideales.

La Armocromía es una disciplina muy controvertida, porque aunque se basa en datos científicos, no tiene un método de análisis estandarizado, ya que cada asesor de imagen utiliza herramientas y métodos diferentes, demasiado personalizados. Esto no hace que el análisis empírico sea científicamente válido, ya que no puede ser repetido por otros. Sin embargo, puede considerarse un excelente método para determinar los colores que mejor armonizan con los de los ojos, la piel y el cabello y representan una guía para dar confianza en la elección de los colores sin temor a utilizarlos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.